Es en
Perro de Aguas Español  | Política de cria

[img width=300]http://www.fraguels.com/modules/xcgal/albums/userpics/10002/DSCF3886.JPG[/img] Nuestra historia con Perro de Aguas se remonta a mi infancia, ya que siempre hubo perros de agua, Turcos (como se les llamaba entonces). en la finca de mi familia, para carear el ganado caprino. Más tarde, en 1982, Santiago Montesinos y Andrés J. Flores et al presentan la raza a la sociedad científica en el I symposium nacional de razas caninas Españolas, y a partir de entonces es admitido como raza por la RSCE. Durante mi paso por la Facultad de veterinaria, impactado por el trabajo del I Symposium, organizo en 1992 la celebración del II Symposium, para lo que me pongo en contacto con los clubes de razas autóctonas, y esto me acerca aún más a la raza, por lo que empiezo a registrar perros del campo como registro inicial y comienzo a presentar PAE en exposiciones. Mi primera etapa presentando perros de aguas fue bastante decepcionante, ya que el nivel de juicios era decididamente pésimo, ( de aquellos polvos vienen los actuales lodos) y francamente nadie hizo nada por cambiar esto. Así deje de mostrar perros de aguas por un tiempo y me dedique a otras razas , lo que creo que me dio un enfoque bastante más claro del mundo de los perros de exposición, aunque siempre mantuve un ojo sobre la raza. De aquella primera época me quedó claro el tipo de perro que me gustaba, ya que entonces podíamos disfrutar de los primeros grandes perros de la raza. El conocer en todo su esplendor a Gordo de Ubrique, "Morro", sin duda el mejor hijo de Moro y, para casi todos los amantes de la raza, el mejor perro de aguas español de la historia, me ha permitido tener siempre un ideal claro a buscar en la cría de esta raza. Posteriormente me reencontré con la raza cuando descubrí en casa de un buen amigo a una doble nieta de Morro, Mora ( aka "Deni")...esta perra representa para mi todas las virtudes de las líneas de su abuelo, con muy pocas de sus faltas. Así, Deni me devolví al ring del perro de aguas español, igual de confuso y convulso que siempre, por otra parte. Con nueva ilusión porque esto podía cambiar me embarqué en formar parte de la junta directiva de la Asociación Española del Perro de Aguas Español, con mi amigo Antonio G, ...pero lamentablemente el interés por hacer de esta raza algo mejor no es una cuestión para la que ganara muchos adeptos. Dejé la junta directiva cuando dé por hecho, después de varios años, que nada podía cambiar desde allí. Al mismo tiempo, mi avance en la cría de la raza ya me había llevado a producir perros que realmente me gustaban y quizás es por esto por lo que continuamos aquí. [img width=300]http://www.fraguels.com/modules/xcgal/albums/userpics/10002/DSCF3885.JPG[/img] Nuestra política de cría en la raza, buscando producir ejemplares homogéneamente típicos, siempre nos ha llevado a mantener las miras atrás, hacia Morro, por lo que prácticamente mi base de cría representa un inbreeding muy alto sobre este perro, con ocasionales salidas de outcross solo para solucionar determinadas faltas asociadas a esta línea. Gracias a esto, creo que hemos conseguido -independientemente de los resultados en exposiciones- alcanzar un nivel de homogeneidad interesante en casa, tanto para exponer como para criar, pero sobre todo para disfrutar con la visión del tipo de PAE que nos gusta. Ya que esta es mi página, supongo que nadie me impedirá poner en ella lo que pienso que debería hacer el club por la raza, en un manifiesto que ya muchos conocéis OTRO CLUB ES POSIBLE Queremos un club en el que todos los criadores estén presentes y se sientan representados por el mismo. Queremos un club que cumpla con sus estatutos. Queremos un club abierto a nuevos socios y donde ser socio sea una ventaja. Queremos un club que escuche las inquietudes de sus asociados, las sepa atender y vehicular correctamente. Que fomente su participación e ilusione a sus socios a tomar responsabilidades. Queremos un club que vele por una raza fuerte en la cinofilia internacional, que apueste por un tipo homogéneo y por una calidad incuestionable. Queremos un club cuyo objeto sea realmente la mejora, selección y difusión de la raza.
Queremos un club con un código ético de cría serio y creíble.
Queremos un club en el que el interés general de la raza prime sobre los intereses particulares.
Queremos un club que de valor al trabajo de los criadores, prestigie el valor de sus productos y recomiende los mismos bajo un código de excelencia.
Queremos un club donde todos podamos sentirnos orgullosos de los campeones de nuestra raza.
Queremos un club que apueste por la formación y especialización de jueces de la raza.
Queremos un club con un órgano de representación plural.
Queremos un club cuyas delegaciones territoriales existan realmente y cumplan con su función.
Queremos un club que fomente la cría responsable y de valor a nuestros productos primando la calidad sobre la cantidad.
Queremos un club que vele por una raza sana. OTRO CLUB ES POSIBLE
No creemos en un club en el que los criadores son una minoría y no se sienten representados por el mismo.
No creemos en un club que incumple sus estatutos.
No creemos en un club temeroso a nuevos socios y donde ser socio no representa ventaja alguna.
No creemos en un club que no escucha las inquietudes de sus asociados, desoye sus quejas y margina a quienes representan posiciones alternativas.
No creemos en un club que no vela por una raza fuerte en la cinofilia internacional, que no demuestra creer en un tipo homogéneo.
No creemos en un club cuyo objeto no es realmente la mejora, selección y difusión de la raza.
No creemos en un club que apoya un código ético de cría irreal y poco creíble.
No creemos en un club en el que los intereses particulares priman sobre el interés general de la raza.
No creemos en un club que no valora el trabajo de los criadores y desprestigia el valor de sus productos.
No creemos en un club donde no todos podemos sentirnos orgullosos de los campeones de nuestra raza.
No creemos en un club que apuesta por la desinformación de los jueces de la raza y que ampara un estándar obsoleto.
No creemos en un club con un órgano de representación unipersonal.
No creemos en un club cuyas delegaciones territoriales no existen realmente y no cumplen con su función.
No creemos en un club que fomenta la compraventa sobre la cría responsable.
No creemos en un club que obvia la sanidad de la raza.

.